La ciudad portuguesa de Guimaráes, conocida por su ciudad histórica y la gestión de la arquitecta Alexandra Gesta en su núcleo histórico -decía en una visita a su despacho que había que dejar envejecer y morir a las casas como señoras parisinas y no como señoras americanas (…)- Nos da un buen ejemplo de uso