Descenso de población en Galicia

Hoy todos los periódicos se hacían eco de las proyecciones de población del IGE. No se muestra como alarmante la población de Galicia, que no es poca, sino su falta de crecimiento y envejecimiento, que, por cierto, es un logro en cuanto a expectativa de vida.
Lo cierto es que nos cuesta entender la familia, la tribu, la sociedad, sin crecimiento demográfico (cosa del reptiliano) y, por ende, no sabemos mantener la economía sin más consumo y no sabemos hacer ciudad sin consumir territorio.
Pese al mantenido descenso de población todos los ayuntamientos planifican expandirse, construir más. No se sabe para quién, pero hay que hacerlo.
Hay que cambiar el chip: no se puede crecer tanto y hay que diseñar y rediseñar los asentamientos para una población más longeva: hay que plantearse la movilidad, el tráfico, los servicios… que requiere esta sociedad con una tesitura de edades mucho más amplia y dignificada que hace años.